El Francisco dirigió el jueves un discurso sobre el aborto y el brote zika en América Latina, diciendo que la Iglesia Católica acepta discutir el uso de anticonceptivos