Cuando Consolata, de 28 años, fue a trabajar en Sengerema rural, Tanzania, no era en absoluto perfecto. Estaba muy fatigada y pronto empezó a experimentar un dolor intenso.